Propuestas para irnos de Carnaval

Disfraces, comparsas, bailes, risas y frío, mucho frío. Es lo que nos evoca al pensar en el carnaval en la comunidad de Aragón. Estamos a las puertas del fin de semana más divertido del año y, aunque cada lugar de España tiene unas fechas diferentes, de éste (entre el 1 y 3 de marzo) no se libra nadie.

Para ser exactos, el carnaval se celebra justo antes de que tenga lugar la Cuaresma cristiana. Cuarenta días antes del Domingo de Resurrección tiene lugar el miércoles de ceniza, sin que los domingos del calendario se contabilicen. Esta jornada, que pone fin al carnaval, corresponde al primero de los 40 días de Cuaresma.

No cabe duda de que los carnavales de Cádiz o Tenerife son los más conocidos dentro y fuera de nuestras fronteras, pero en este espacio queremos destacar el carnaval rural más antiguo y uno de los más diversos del continente europeo. ¡Está en Galicia y se llama Entroido! ¿Lo conoces? 


ourense

(ABC)

Destacan los “Entroidos” de los pueblos de Xinzo da Limia, Verín y Laza que componen el “Triángulo del Entroido” ourensano. Cada una de estas localidades tienen su propio ‘traje típico’ y destaca la jornada “luns de Laza” (lunes de Laza) en la que los asistentes, tapados hasta las orejas, se pelean a base de barro (farrapada), harina y hormigas vivas. ¡Casi nada!

Pero en Aragón no tenemos nada que envidiar. ¿Quién no conoce aún el carnaval de Bielsa en la comarca oscense del Sobrarbe? Aquí los protagonistas son las “trangas”, mozos solteros vestidos con pieles y cuernos de un macho cabrío. Aunque quizá den un poco de miedo a los visitantes son los encargados de recoger a las madamas en la puerta de su casa durante la ronda. Un acto que simboliza la fertilidad. Las “madamas” por su parte son las mozas solteras vestidas de blanco, símbolo de pureza.

bielsa

carnavaldebielsa

(Heraldo)

Otro de los personajes temidos y salvajes es el “oso” que hace valer su fuerza allá por donde pasa y, como no, el “domador”, que solo logra domarlo con golpes y tragos de vino. Sin duda es una gran fiesta para vecinos y visitantes que empieza con la confección de “Cornelio Zorrilla”, un muñeco de paja, que será juzgado el último día de carnaval por sus fechorías y condenado a morir apaleado y quemado en la hoguera.

Otro carnaval tradicional aragonés es el carnaval de Épila en la localidad zaragozana de la Comarca de Valdejalón. Este tiene como protagonista el Zaputero, un personaje ficticio que permanece colgado del Ayuntamiento hasta que es condenado a morir, también quemado en la hoguera. Quizá el personaje más curioso en Épila son los “Mascarutas” que, vestidos con cualquier trapo, con la cara cubierta con un saco y hablando con voz de pito, se burlan de los vecinos sin ser reconocidos.
epila

(Ayto. Épila)

Y no, no nos olvidamos de las tres capitales de provincia. Zaragoza (consulta aquí su agenda) cuenta con el protagonismo de personajes tradicionales carnavalescos como el Rey de Gallos, el Conde Salchichón, Doña Cuaresma, Don Carnal, el Caballero de la Hornilla o la Mojiganga. Sin olvidarse de la imaginación y creatividad de cada uno, porque en la calle está la fiesta.

En la ciudad de Huesca (ver agenda) acompañan a la tradicional cabalgata de Carnaval espectáculos y sesiones de bailes. Pero el color, la música y sobre todo los pequeños de la casa disfrazados crean durante todo el fin de semana ese ambiente de fiesta tan especial. Y se puede decir que los carnavales de Teruel es una vista atrás a la Edad media con la celebración de los Amantes de Teruel que tiene lugar a mitad del mes de febrero donde toda la ciudad se viste y recrea esa escena de amor que tanto nos gusta.

¡Tenemos muchos carnavales diferentes casi como localidades! Así que este fin de semana no hay excusa para no cantar aquello de…”¡Carnaval, carnaval. Carnaval… te quiero. Baila, baila, carnaval… en el mundo entero!”.

Sin comentarios

Déjenos un comentario

No comment posted yet.

Deje un Comentario

↑ Vuelta al principio ↑

ZARAGOZA HOTELES

Todos los derechos reservados · Aviso legal

Facebook Twitter instagram